ALISO

Alnus glutinosa

Ameneiro (Gallego) | Amieiro-vulgar (Portugués) | Common alder (Inglés) | Aulne glutineux (francés)


El aliso es un árbol esbelto que llega a medir 25 m, de corteza gris y escamosa y que a menudo tiene la copa cónica, como las coníferas.

Las hojas son caducas, simples, alternas, redondeadas, oblongas e incluso acorazonadas, de 4-14 cm, de contorno algo irregular y sinuado, con el margen finamente serrado o dentado y generalmente con el ápice escotado y no en punta.

Las hojas jóvenes y los brotes son muy pegajosos, con características glándulas resinosas. El árbol con frecuencia permanece verde hasta el inicio del invierno.

La floración se produce antes de aparecer las hojas. Las flores masculinas se disponen en largos pedúnculos colgantes denominados amentos que albergan el polen. Y no queda aquí el parecido con las coníferas, pues las flores femeninas forman al madurar unas estructuras semejantes a pequeñas piñas que contienen las semillas. Cuando las pequeñas semillas aladas son liberadas, los conos permanecen en el árbol, a menudo durante todo el invierno.

Raíces muy extendidas en superficie. Pronto pierde la raíz principal y desarrolla numerosas raíces secundarias oblicuas y otras terciarias verticales de anclaje fuerte, más profundas, lo que le permite resistir avenidas y riadas. Además, sus raíces tienen unos nódulos donde vive en simbiosis un hongo fijador de nitrógeno atmosférico, por lo que esta planta fertiliza los suelos que ocupa.

Esta especie vive asociada a los cursos de agua formando bosques galería llamados alisedas y cohabita con sauces, álamos, olmos y fresnos.

Soporta bien la poda, pero sufre mucho si los cauces se quedan secos, sobre todo si sus raíces quedan al aire aunque el nivel freático sea superficial. Suele desarrollarse mejor en la media montaña, ocupando sotos, fondos de valle de aguas permanentes y en suelos más o menos profundos y desarrollados.

No sube mucho en altitud, hasta los 1700 m aproximadamente. Aunque es indiferente al sustrato, se desarrolla mejor sobre los carentes de cal.

El aliso es una planta que sirve para teñir de verde con las hojas, de rojo con la corteza y de marrón o pardo con las ramas, tiene también un gran interés como planta ornamental, recuperadora de taludes y cauces, que además mejora el suelo por la fijación del nitrógeno que hacen sus raíces.

La madera es bastante clara, pero al cortarla se vuelve color rojo-anaranjado y por eso en muchos países de Europa creían que este árbol estaba embrujado. La madera es muy resistente en el agua y por eso nuestros antepasados la utilizaban para realizar palafitos. Los cimientos de los edificios de Venecia son de esta madera.

Alnus era el nombre romano de los alisos, es de raíz indogermánica y viene a significar ‘reluciente’, por los vivos colores rojos y anaranjados que adquiere la madera al ser golpeada. El epíteto específico glutinosa quiere decir ‘pegajosa’, por la viscosidad de sus yemas.

Características

Descubre cómo son las diferentes partes que componen al árbol

Tronco

Hoja

Flor

Fruto

Floración

  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC