CEREZO

Prunus avium

Cirerer (Catalán) | Cereixeira (Gallego) | Cerejeira (Portugés) | Wild cherry (Inglés) | Merisier (Francés)


Prunus era el nombre romano del ciruelo y el que se dio después también a las especies de frutos semejantes con un hueso; avium deriva de avis, que significa ‘aves’, aludiendo a que este grupo de animales es un gran consumidor de sus frutos.

Es un frutal apreciado en la cuenca mediterránea desde la Edad Antigua; griegos y romanos lo difundieron extensamente. Hoy se cultiva en buena parte de las regiones templadas del mundo.

Es un árbol alto y esbelto que llega a alcanzar de forma natural los 30 m de altura, árbol clásico como frutal en los caseríos donde no se les deja crecer tanto para facilitar la recolección de las cerezas.

No tiene espinas y su corteza es lisa y gris en los ejemplares jóvenes, característica por su estriado horizontal que a veces se desprende en tiras transversales papiráceas.

Las hojas son caducas, simples, alternas (este carácter se observa mejor en la parte intermedia de las ramas, pues en los extremos aparecen muy juntas), serradas, terminadas en punta fina y con un rabillo muy largo que tiene dos glándulas rojizas o negruzcas cercanas a la lámina de la hoja.

En otoño cambian del verde al ocre, naranja y rojo, lo que confiere al árbol un aspecto característico que muchas veces es lo que nos hace diferenciar a esta especie en el dosel arbóreo de un bosque.

Las flores son blancas, con cinco pétalos, hermafroditas, agrupadas en corimbos, de fecundación cruzada por insectos (abejas). La floración se produce en el mes de abril / mayo, antes de la aparición de las hojas.

Los frutos, las cerezas, se desarrollan pasados dos meses, y son de tipo drupa. El cerezo tiene una floración tardía que permite su supervivencia a heladas primaverales tardías, esas a las que son tan sensibles la mayoría de árboles frutales, sobre todo los que tienen una floración temprana.

Las semillas del cerezo se diseminan por los pájaros, que se alimentan de los frutos, las cerezas, aunque el sistema es poco eficaz debido a las numerosas dificultades y enemigos a vencer: insectos parásitos de las semillas, destrucción de los plantones para mamíferos (particularmente cérvidos y conejos), requerimientos de luz para desarrollarse, etc…

El cerezo habita en los bosques húmedos formando parte de las especies acompañantes de hayedos, robledales, castañares, abedulares, etc. Es indiferente al sustrato, siempre que sean suelos bien desarrollados. Crece desde el nivel del mar hasta los 1500 m. aproximadamente.

En Euskera, llamamos a la resina del cerezo gerezi-negar o llanto del cerezo. Negarrez dagoen gereziondoa (el cerezo que llora), denominamos a un cerezo enfermo de gomosis, emisión de goma o resina producida por causas fisiológicas o consecuencia del ataque de insectos, que es una de sus enfermedades más frecuentes.

Su madera posiblemente sea, junto a la del nogal, la más apreciada por los ebanistas. Es dura, fina y de color rojizo.

Características

Descubre cómo son las diferentes partes que componen al árbol

Tronco

Hoja

Flor

Fruto

Floración

  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC